Yo soy...

Mi foto
Monterrey, Mexico
Regio, rayado de corazón, pediatra de profesión y subespecialista en neonatologia. Me encanta asistir nacimientos humanizados, promover la lactancia y cuidar la salud de los pequeños. Ademas, soy jugador de poker, ultracarnívoro, aficionado a los deportes, a la música, las películas y las apuestas; disfruto de un buen vino, de un buen libro, de un buen viaje y me encanta la buena comida, sobre todo la asada en leña; soy sincero, directo, no me gustan los rodeos y aprecio el humor sarcástico e irreverente. La vida es mejor si la vivimos con una sonrisa...

domingo, 17 de julio de 2011

Sobrepeso Infantil y "Tiempo de pantalla"

La epidemia de sobrepeso y obesidad infantil en nuestro país no es ninguna novedad.
Es un lamentable problema a nivel mundial, pero México ocupa la no honrosa cima en este podio.
Y hay que reconocerlo, aun y cuando es verídico que existen muchos problemas médicos que se comportan como agentes causales y que requieren de la intervención de uno o varios especialistas, siendo muchas veces problemas serios con evoluciones complicadas, la mayoría de las veces, el problema surge de una combinación de factores que se conciben en el mismo hogar, factores tales como alimentación, ejercicio y algunos otros hábitos.

Tomando en cuenta esto último, y observando como los índices epidemiológicos son terribles en la población pediátrica, es inevitable aseverar que la culpa la compartimos padres y médicos, principalmente pediatras,  pues nuestra responsabilidad es vigilar y aconsejar en la salud  de los niños, incluyendo asesoría en la alimentación y demás hábitos diarios.
Y tengo que decir que no es una tarea fácil, a veces, concientizar a los padres, aterrizarlos en la magnitud del problema, y lograr que se implementen en su familia, todas las recomendaciones que planteamos, es un reto que no siempre termina exitoso.

Por supuesto, diversas instituciones de educación en salud,  han publicado guías prácticas para el médico de primer contacto, con la intención de primero, capacitarle en torno a este tema y segundo, orientar y aconsejar en forma oportuna a los padres.

La Academia Americana de Pediatría es una de ellas, que además, en su portal exclusivo para padres, ha enlistado las siguientes intervenciones como aquellas que se pueden hacer en casa, y que logran un impacto benéfico para los niños:

  • comer 5 frutas o vegetales al día
  • cumplir una hora de actividad física diaria (no tiene que ser consecutiva)
  • limitar el tiempo de pantalla a menos de 2 hrs diarias (incluye televisor, computadora, videojuegos)
  • limitar o prohibir el consumo de bebidas azucaradas
  • desayunar diario
  • procurar alimentos bajos en grasa
  • comer en familia, todos juntos y en horarios regulares y fijos
  • limitar las comidas rápidas, las comidas fuera o a domicilio
  • procurar preparar los alimentos en casa, "en familia"
  • llevar una dieta rica en calcio
  • llevar una dieta alta en fibra
  • en los bebés, alimentar con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses

La recomendación es que como líderes de la familia, los padres traten de llevar a cabo una, dos , tres o mas de dichas intervenciones.

Recientemente leí un artículo publicado precisamente por esta institución, en donde hablaba exclusivamente del impacto nocivo del tiempo de pantalla en los niños y adolescentes.
Y es que no es uno sino varios factores dañinos que resultan de la exposición a internet, televisión, o videojuegos por mas de 2 horas al día.
Los niños y adolescentes, al ver la televisión, estan expuestos a una serie de anuncios publicitarios que los pueden incitar a buscar comidas y bebidas no recomendables. Además, el estar en la sala viendo una película, o en la computadora utilizando el internet, muchas veces orilla a consumir snacks perjudiciales para la nutrición.
En dicho artículo, se comenta además que lo ideal, es que ningun niño o adolescente cuente con aparato de televisión o computadora en su habitación. Esto, además de promover los anteriormente mencionados factores nocivos, contribuye a una alteración en las horas y patrones de sueño, y esto a su vez colabora en el proceso de sobrepeso y obesidad.

Confieso que se me hizo muy interesante esto último, y de ahora en adelante en cada consulta, preguntaré a los padres:
- tiene su hijo una computadora o un aparato de televisión en la habitación donde duerme?
-cuantas horas al día en total, pasa su hijo frente a una pantalla de cualquier tipo?

Creo que son dos preguntas rápidas e importantes, y quizá en mucho de los casos, se podrá identificar un mal hábito y motivar a buscar el cambio por parte de los padres.

Saludos!!

1 comentario:

  1. comenzando conmigo mismo, paso 16hr diarias a la compu. saludos

    ResponderEliminar